Fabricio Villamar se benefició del carné de discapacidad pese a tener un patrimonio de USD 835.644

El asambleísta que se mostraba como el adalid contra la corrupción, envuelto en críticas por usar un carné de discapacidad para importar un vehículo.

LOS PERIODISTAS

El asambleista independiente, Fabricio Villamar, mediáticamente vendió su imagen como uno de los personajes políticos que lideraba la lucha contra la corrupción.

Acompañado de cámaras de televisión, frecuentemente se lo ha visto por la Fiscalía, tribunales, la Contraloría y la propia Asamblea, denunciando casos de corrupción.

Fue quien lideró juicios políticos e investigaciones contra el expresidente del Consejo de Participaciión Ciudadana y Control Social, José Tuárez, por presunto tráfico de influencias; y contra asambleístas como Norma Vallejo y Jofre Poma, de Alianza País.

Su última denuncia fue contra la asambleísta Karina Arteaga, también de Alianza País, por presuntamente gestionar cargos públicos.

Pero esa imagen se vino abajo, después de que el portal La Historia denunció que Villamar posee un carné de discapacidad, con el que registra la importación de un vehículo 4×4 marca Toyota, con exoneración de aranceles, el 08 de enero de 2020.

El asambleísta reaccionó en su cuenta de Twitter y afirmó que “esto es cierto a medias”. Aseguró que tiene discapacidad auditiva, que no es nueva, y que por esa razón dispone de un carné.

Reconoció que importó un vehículo por un valor de USD 23.500, pero aclaró que canceló los impuestos correspondientes. Sin embargo, no detalló desde cuando cuenta con el carné de discapacidad, ni qué tipo de vehículo adquirió.

La Ley de Discapacidades establece, de acuerdo al grado de discapacidad de las personas, exoneraciones de Impuesto a la Renta, devolución del IVA, exenciones a la importación de vehículos y descuentos en servicios básicos.

El caso del asambleísta Villamar generó tendencia en las redes sociales y una serie de dudas respecto a la veracidad de su discapacidad. Muchos opinaron que jamás lo han visto usar audífonos u otros aparatos auditivos.

El exasambleísta Ramiro Aguilar afirmó “ni yo con mi ojo izquierdo inútil saqué jamás carnet de discapacidad y eso que lo mío es más que evidente. Siempre pensé que otras personas más vulnerables necesitaban de la protección del Estado”.

De igual forma, la exasambleísta María Cristina Kronfle, opinó “yo con más del 90% de discapacidad física, nunca he usado mi exención tributaria para compra o importación de vehículo. Es realmente indignante”.

¿Es ético que un asambleísta, que asegura tener discapacidad, acceda a los beneficios de la Ley? Fabricio Villamar es una persona de altas condiciones económicas. De acuerdo con su última declaración juramentada de bienes ante la Contraloría, posee un patrominio de de USD 835.644.

Según el Servicio de Rentas Internas, en los últimos cinco años canceló USD 29.593 de Impuesto a la Renta, lo que refleja que su sueldo de USD 4.759 como asambleísta, no es su único ingreso económico.

Pero eso no es todo. También utilizó su carné de discapacidad para intentar pagar menos de pensión alimenticia, según consta en un juicio de alimentos que se sustancia en la Unidad Judicial Multicompetente de Vinces, provincia de Los Ríos.

En un escrito ingresado el 26 de diciembre de 2019, su defensa propuso fijar una pensión de USD 800, para lo cual pidió al juez que se tome en cuenta que “mi cliente tiene su carné de discapacidad del 51% grave y física, emitido por el ministerio de Salud”.

Villamar fue concejal de Quito entre los años 2009 y 2014, por el movimiento Concertación Nacional. Durante su gestión, su concejal alterno fue derenido en el aeropuerto de Quito, cuando pretendía viajar a Miami con USD 104.490 en efectivo.

En 2017 fue elegido como asambleísta de Pichincha por el movimiento CREO, de Guillermo Laso, pero dos años más tarde se separó del bloque.

Según un último informe del Observatorio Legislativo, Villamar es uno de los asambleístas que registra mayor ausencia en las votaciones del pleno. En el último período analizado estuvo presente en apenas 238 de 691 votaciones registradas.

Intentamos comunicarnos con el asamblaísta para consultarle varias inquietudes, pero no contestó su teléfono celular. Le dejamos un mensaje escrito mediante WhatsApp, pero tampoco respondió.