En Quito fueron suspendidas 36 reuniones clandestinas

Foto El Comercio

Quito contabiliza un fuerte aumento del incumplimiento de las medidas de bioseguridad, pese a la rebrote de contagios de coronavirus.

Punto Noticias.- Desde inicios del 2021, la población irrespeta frecuentemente las normas de bioseguridad implementadas para frenar los contagios de covid-19 en Quito.

 

Las autoridades de control informaron este lunes 25 de enero del 2021, que el último fin de semana muchas personas salieron a parques, canchas u otros lugares de esparcimiento sin cuidar las medidas de bioseguridad. “Seguimos viendo incumplimientos en todos los distritos de Pichincha”, dijo Daniela Valarezo, intendenta de Policía.

Se realizaron operativos de control en sitios donde hubo concentraciones mayores a 100 personas. Por ejemplo, durante este fin de semana fue suspendido un partido de baloncesto con 150 asistentes y fiestas con 60 jóvenes que no cumplían con las normas establecidas.

“En el cantón Mejía y en el valle de Los Chillos tenemos mucho incumplimiento ciudadano”, reconoce Valarezo. La entidad realizó 7.000 controles, 969 eventos fueron suspendidos y se ejecutaron 315 clausuras. En Quito, la parroquia urbana de Iñaquito se volvió una zona crítica por muchos eventos clandestinos que organizan allí. Este último fin de semana, la Intendencia suspendió 36 reuniones y hubo 11 clausuras. Además, se decomisó 980 litros de licor sin registro sanitario en una fiesta realizada en el distrito La Delicia.

Según la supervisora de la Agencia Metropolitana de Control (AMC), Gabriela Obando, el irrespeto al uso de mascarilla se incrementó un 79 %. En un 21 % aumentó el mal uso de la Licencia Metropolitana Única para el Ejercicio de Actividades Económicas (LUAE). “Libar en los espacios públicos subió un 12% con relación a la semana anterior”.

En cambio, para César Díaz, secretario de Seguridad y Gobernabilidad, el Centro Histórico es muy sensible por el incremento de casos y los operativos se reforzaron allí desde la semana anterior. En el Casco Colonial se dividió en cuatro cuadrantes para las intervenciones. Se ubican en El Tejar, San Francisco, Plaza Grande y La Marín.

Son 106 agentes y funcionarios que patrullan esas zonas tres veces al día. Desde la semana pasada se realizaron 15 intervenciones; se despejaron tres aglomeraciones y se retiraron a seis personas que bebían licor. Incluso, 1.490 vendedores ambulantes los desalojaron y 49 personas irrespetuosas de las medidas de bioseguridad.

“Seguimos teniendo una falta de cultura ciudadana con estas fiestas clandestinas donde se encuentran hasta 100 personas en donde la mayoría son menores de edad”. Dijo el funcionario a través de las redes sociales, que se convocan a torneos deportivos que fomentan la indisciplina. Pidió a la gente que sea más responsable y evite las aglomeraciones.

Fuente: El Comercio