En plena emergencia sanitaria se entregaron 3.000 carnés de discapacidad, alerta Marcela Holguín

Imagen: Pichincha Comunicaciones

Considera que Otto Sonnenholzner renunció porque no le interesa el país.

Punto Noticias. A criterio de la asambleísta Marcel Holguín, de la Revolución Ciudadana, la ciudadanía debe estar pendiente porque, a raíz de la renuncia de Otto Sonnenholzner a la vicepresidencia de la República, las fuerzas políticas de la derecha van a tratar de reagruparse para apoyar a este, que es su candidato.

“Si, verdaderamente, a una persona le interesaría el destino de este país, que en estos momentos está pasando la crisis profunda nunca antes vista, lo menos que debería hacer es renunciar, sino seguir en su cargo trabajando en beneficio de la gente”, señaló Holguín.

Sobre la posibilidad de que la actual ministra de Gobierno, María Paula Romo, sea designada por la Legislatura vicepresidenta de la República, en reemplazo de Sonnenholzner, Holguín manifestó que no le sorprendería que la Asamblea, obsecuente con el Gobierno, con el que ha cogobernado, una vez más se preste para las trafasías del régimen.

Fue enfática en señalar que la bancada de la RC no dará su voto a favor de Romo, ni de nadie, porque, para los asambleístas de este bloque, el único vicepresidente legítimo es Jorge Glas. Alertó que, como han hecho en ocasiones anteriores, acudirán a los amarres para conseguir que Romo sea la vicepresidenta del país.

Carnés por discapacidad

Sobre la emisión de los carnés por discapacidad, de manera irregular, la parlamentaria condenó que, en el marco de la crisis sanitaria, se haya entregado más de tres mil documentos, cuando, precisamente por la emergencia, estuvo suspendido el proceso.

Insistió en su propuesta de investigar a todos los asambleístas, con el fin de aclarar y determinar quiénes son los legisladores que se beneficiaron con los carnés, porque se dicen los nombres de algunos.

Expresó su rechazo a la decisión del Gobierno Nacional de revocar los carnés y exigir una recalificación, porque considera que no es el mecanismo para acabar con la red de corrupción y, más bien, se están conculcando derechos que ya adquirieron las personas con discapacidad y perjudicando a los más débiles, que tanto les costó conseguir el documento.