El prefecto de Imbabura busca evitar que suceda lo que en Guayaquil, con los fallecidos con coronavirus

Imagen: Pichincha Comunicaciones

Por ello, insistió en implementar una morgue de emergencia para mantener los cadáveres.

Punto Noticias. Pablo Jurado, prefecto de Imbabura, expresó su preocupación por el incremento de casos de contagio con el virus de la pandemia, a raíz del cambio de color del semáforo epidemiológico, de rojo a amarillo.

Según el funcionario, al 31 de mayo Imbabura tenía registrados 103 casos positivos con Covid-19, mientras que hasta este lunes 29 de junio aumentaron a 575, lo que significa que en apenas 29 días hubo un incremento de 472 infectados.

El prefecto considera que, al igual que en el resto del país, las cifras oficiales entregadas por el Gobierno Nacional no son reales.

Jurado alertó que los contagios podrían extenderse en la población, debido a que en esta temporada se celebran fiestas tradicionales, que son parte de la cultura de los pueblos andinos, que se han estado conmemorando sin las debidas precauciones de seguridad.

Señaló que Imbabura tiene la misma realidad que otras provincias intermedias, con una población aproximada de 450 mil habitantes, que es contar con un solo hospital público ´equipado´, con una morgue con el sistema refrigerado para cuatro cadáveres.

Considera indispensable, debido a que el sistema sanitario está al borde del colapso y podría aumentar el número de fallecidos con coronavirus, tener una morgue de emergencia, que podría ser un vagón de tren o un contenedor refrigerado.

Asimismo, advirtió sobre la necesidad de contar, mucho más al momento, con un centro de medicina forense o medicina legal, porque, toda la vida, el hospital San Vicente de Paúl acoge en su morgue también a fallecidos externos, víctimas de homicidios, suicidios, accidentes de tránsito.

El prefecto aseguró que de los cuatro espacios en aquella morgue, dos pueden refrigerarse, por lo que al momento este servicio está colapsado. Comentó que los muertos también merecen respeto y deben mantenerse en un espacio digno.

“Imagínese lo que sería que a nosotros nos coja desprevenidos, como le cogió a la provincia del Guayas, donde se veía en las salas montones de funda negras con cadáveres”, reflexionó.

https://www.youtube.com/watch?v=8sYMqSmE58Y