El Metro de Quito registra sobreprecios y varios retrasos para empezar a operar

El Metro de Quito tendrá un costo de $35 millones adicionales del precio establecido, el metro es la única obra de Odebrecht sin aparente corrupción en la región, incluso pese a que se incrementaron $500 millones en la obra.

 

Punto Noticias: La mañana de este martes 8 de septiembre del 2020, el Concejo Metropolitano de Quito conoció el informe de la Empresa Pública Metropolitana Metro de Quito sobre los recursos adicionales que requiere para el cierre de la primera línea del sistema.

La alcaldía planifica que el metro empiece sus operaciones el 31 de marzo de 2021 y no en octubre de 2020 como estaba previsto antes de la pandemia.

El Metro de Quito, una de las obras más importantes de la ciudad, muestra un avance del 95% de su construcción y está casi lista para empezar a operar.

Sin embargo, el gerente técnico de la obra, Raúl Talavera, informó, en la sesión del Concejo Metropolitano del 8 de septiembre, que la obra necesita $35 millones adicionales a los casi $2.000 millones que ha invertido la ciudad, después de que surgieran imprevistos en la construcción.

El informe aclara que el incremento total es de $94 millones, pero gracias a los ahorros generados, «solo» se requieren $35 millones más. De estos 35 millones, 27 son de costos extra y los 8 millones restantes son «reajustes de precios»

El presupuesto inicial del contrato se fijó en $2.009 millones, pero ahora hay modificaciones. Raúl Talavera, en representación de la gerencia técnica del consorcio que construye la obra, indicó que desde el arranque de la obra en el 2016 han ocurrido situaciones no previstas que se han debido realizar para garantizar el desarrollo del proyecto.

El principal problema que tiene la Empresa Metropolitana Metro de Quito es el sobrecosto en la gestión de tierras de excavación que se han realizado durante el proceso de construcción.

Talavera dijo que son tres millones de metros cúbicos de tierras que no se han podido depositar en terrenos de propiedad del Municipio, por lo que se tuvo que contratar una antigua cantera, ubicada en el sector de Pifo. A este problema se suman tres más:

  • Contaminación ambiental en la parada La Pradera (norte de la ciudad) por la presencia de residuos de hidrocarburos.
  • Adecuaciones en la parada Solanda (sur).
  • Cambio de diseño en la parada de la Universidad Central.

Además hubo otros rubros como mejoras en el sistema contra incendios, escaleras mecánicas adicionales, desvío y reposición de colectores, entre otros.

Los concejales dieron a conocer sus preocupaciones y observaciones sobre el problema financiero del Metro.

Los concejales también firmaron una resolución en la que piden que el alcalde, Jorge Yunda, solicite “un examen completo de la fase preparatoria, proceso precontractual, de contratación ejecución de la obra, administración y fiscalización de la obra Metro de Quito”.

Además solicitan al Gerente General del Metro, Édison Yánez, un informe detallado del proyecto, incluyendo el contrato de fiscalización y administración.

La concejala Luz Elena Coloma, del movimiento Creo, dijo que el Concejo Municipal también pidió al alcalde que entregue un informe acerca de las acciones que tomará la Empresa Metro de Quito para obtener los $35 millones. (C.D.A.)

 

FUENTE: El Comercio