El CPCCS-T creó un tsunami político y arrasó con todas las instituciones: Gustavo Jalkh

No se trata de volver al cargo, sino el daño tremendo que se hizo a los servicios públicos, la seguridad jurídica, el debido proceso, agregó.

Gustavo Jalkh, jurista y expresidente del Consejo de la Judicatura, se refirió al dictamen de la jueza Cecilia Simbaña quien declaró improcedente la acción extraordinaria de protección planteada por los exvocales de la Judicatura, y en ese sentido reprochó que el argumento de la magistrada sea la existencia de una resolución de la Corte Constitucional que no permite cambiar las decisiones que se tomaron en el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social Transitorio (CPCCS-T).

“Este candado constitucional no puede afectar derechos, la jueza ha dicho que tiene candado y decidió desechar la demanda, pero ese candado ¿Es suficiente para afectar derechos?”.

Manifestó la importancia de que Ecuador debata este tema porque el CPCCS-T creó un tsunami político que arrasó con las Instituciones del país, provocando un daño a los ciudadanos: “Porque no se trata de funcionarios, no se trata de volver al cargo, sino el daño tremendo que se hizo a los servicios públicos, la seguridad jurídica, el debido proceso que en nuestro caso fue vulnerado”.

Los exintegrantes del Consejo de la Judicatura, Elena Jiménez, Karina Peralta, Rodrigo Subía, Néstor Arbito y Gustavo Jalkh, interpusieron una acción de protección cuyo objetivo era que se declaren vulnerados los derechos constitucionales de los exfuncionarios que fueron cesados en sus funciones en el 2018 por el Consejo de Participación Ciudadana Transitorio.

Jalkh calificó a la medida de la jueza como una lavada de manos, sin embargo indicó que existe otro recurso adicional: “Y veamos cómo se resuelve en segunda instancia”.

Subrayó que no se trata de que devuelvan el cargo a los vocales, sino que este caso siente un precedente de no repetición pues previo a la destitución, el CPCCS-T no tomó en cuenta el derecho internacional que asiste a los funcionarios públicos y se dedicó a adelantar criterios sobre lo que iban hacer: “Insultaron a los evaluados antes, durante y después de dicha evaluación”.

“El mismo día que nos removían de los cargos nombraban a otras personas, saben que fue arbitrario pero tuvo el coro de sectores políticos y medios de comunicación”.

Remarcó que a nivel internacional el abuso de derecho está sentenciado en la Corte Interamericana de Derechos Humanos: “Porque si ese día remueves y nombras a otros, permite concluir que tenían preparado todo, era una comparsa y pantomima; violaron su propio proceso, es un tema que debe debatirse”.

Aclaró que la supuesta metida de mano de justicia por la cual se acusó al exgobierno de Rafael Correa fue solo un slogan comercial que se puso en marcha para afectar al expresidente, pero que no se sustentó en ningún hecho objetivo real.