El caso “Sobornos 2012-2016” no es un proceso judicial, es un proceso mediático dice Fausto Jarrín

Indica el abogado defensor que con “abogados mitad políticos” tratan de convencer a la ciudadanía con falsos testimonios, por la mayoría de medio de comunicación.

Punto Noticias.- Fausto Jarrín abogado defensor de Rafael Correa en el “caso Sobornos” da a conocer sobre la recusación planteado contra los jueces del Tribunal, quienes no fueron sorteados. También explica como algunos comparecientes en el proceso judicial no logran dar ninguna evidencia frente a la acusación de cohecho contra el expresidente de la Revolución Ciudadana.

Acude a Punto Noticias segunda emisión en radio Pichincha Universal, el Dr. Fausto Jarrín defensa legal del expresidente Rafael Correa, en el “caso sobornos 2012-2016”, la Corte Nacional de Justicia tramitará este viernes 14 de febrero, la Recusación planteada en contra de los jueces Iván León, Marco Rodríguez, Iván Saquicela, quienes conforman el Tribunal de juzgamiento en el mencionado caso.

La defensa del expresidente, presentó este recurso, ya que los tres jueces fueron seleccionados, sin sorteo, para llevar adelante el juicio, pero a decir de Jarrín hay algunas aristas al respecto, “por la forma en como fueron posesionados, por la forma en que están actuando, por las decisiones del presidente del Tribunal”, esperan que les den la razón y se realice un nuevo sorteo y un cambio de Tribunal.

En la práctica este caso no es judicial, se trata de influir en la ciudadanía desde las redes sociales con un ejército de pseudo abogados, mitad políticos que tratan de convencer a la ciudadanía  a cuento “que hay una abrumadora cantidad de evidencias”, tratando de ganar el caso en muchos medios de comunicación, que transmiten de manera parcializada, asevera el abogado defensor.

Además, explica Jarrín, “una cosa es que lo haga cualquier periodista y otra cosa es que lo haga la Fiscal General del Estado (Diana Salazar)”. Si la misma “Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha resuelto varias veces, en concordancia con los Tribunales europeos, que los jueces no pueden pronunciarse sobre la culpabilidad de quienes están investigando y procesando, eso afecta el derecho a la defensa y la presunción de inocencia de forma arbitraria y violenta y cualquier posibilidad de un juicio justo, eso es un atentado a los derechos humanos”.

“Al parecer estos son los intentos desesperados de la Fiscalía y de un aparataje de Gobierno, de gremios y periodistas, intentando posicionar la existencia de una responsabilidad, la culpabilidad de los procesados”, insiste el jurista.

Jarrín habría presentado la recusación el pasado jueves 6 de febrero, a las 08:15, indica que ahora casualmente las máquinas de sorteos están dañadas, y se ven obligados a sortear de forma manual, usan cantidad de subterfugios, y demoran los tiempos de acuerdo a sus conveniencias.

Para la defensa de Rafael Correa “sería importante que los medios puedan estar presentes con el fin de que puedan hacer anotaciones y analizar las vivencias dentro de las audiencia”, para desmarcarse de la imposición mediática corporativa “que va de la mano de lo que dice la Fiscalía”.

Para explicar Fausto Jarrín indica que “El cohecho es un acto a través del cual un funcionario público hace o deja de hacer algo que es su obligación, a cambio de una dádiva, de un regalo, de plata, otorgada por un tercero”.

Una de las declaraciones de “Jean-Pierre Michelet es que cuando el realizó el contrato el recibió su paga, por un servicio legítimo”. Para que exista cohecho “tiene que haber un contrato ilegal, pero ningún empresario ha dicho que le han pedido dinero a cambio de contratos, ahora quieren decir que no hubo cohecho sino concusión, que lo de Pamela Martínez era tráfico de influencias, pero ya es tarde para estas situaciones, la Fiscal tiene que probar el cohecho. Y no existe cohecho como no existieron sobornos”, asegura la defensa.

Con respecto al periodista Christian Zurita, señala el jurista, que el expresidente Rafael Correa le ganó un juicio por daño moral, este hecho “le impide ser testigo contra el presidente Correa, porque hay una -enemistad manifiesta- de parte y parte más allá de lo que pueda decir”.

En otro de los hechos sobre el caso que se ventila en el Tribunal, indica el letrado que “el capitán Fuentes, es quien levanta el parte”, indica que este uniformado es el Jefe de la Unidad de Apoyo de la Fiscalía, además, “desde que es subteniente ha realizado levantamiento de información de redes sociales”, y le ha preguntado el abogado defensor que “¿cuantas veces ha levantado partes por noticias del twitter?, dijo que una”, dijo que habría contestado, “el quizá podía haber hecho monitoreo de twitter, de allí a considerar cuál es y cuál no es -noticia criminis- ¡está claro que no!, esta es la primera. Habiendo cantidad de denuncias que hace la gente vía redes sociales, ¿esta es la primera que hace?, podemos ser ingenuos, pero no tontos”, subraya Jarrín.

“El perito que hace la fijación y materialización de los famosos archivos verdes”, no pudo certificar ante el Tribunal, si no se había violentado la seguridad de esos archivos, que aseguraba que esos archivos eran del 2016, además, presenta ante la Corte un escaneado que consta en la Fiscalía, o sea, no presentó su pericia.

Ya al finalizar su entrevista Fausto Jarrín explica que la recusación no es una nulidad, lo que hace es afectar la competencia de los jueces, con el fin de que la Corte haga un sorteo y nombre otros jueces, uno o todos del tribunal deberían ser cambiados, insiste.