El 90% de las aguas servidas se vierten en los ríos, lagunas y mares, según Tarsicio Granizo

Tarsicio Granizo, exministro del Ambiente y representante del Fondo Mundial para la Naturaleza. Imagen: Pichincha Universal/BPE

El experto ambiental señaló una serie de actividades que contaminan los cuerpos de agua y ponen en peligro los ecosistemas y la salud de las personas.

Punto Noticias. En el marco de los cuestionamientos a la decisión del Municipio de Salinas de abrir una zanja para descargar el agua empozada en el mar, Tarsicio Granizo, exministro del Ambiente y representante del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), señaló que, según reporte del Banco Interamericano de Desarrollo, más del 90% de las aguas servidas se vierten directamente en los cuerpos de agua: ríos, arroyos, lagunas y mares.

Esta es la realidad en nuestro país. Estamos envenenando el agua, según advirtió el experto.

Aseguró que casi nadie hace tratamiento de aguas, a lo que se suma la contaminación por agroquímicos y fertilizantes, en la zona costera, en los arrozales, camaroneras y bananeras.

Otra fuente de contaminación es el envenenamiento de los ríos amazónicos por mercurio, según informe de la WWF, que intoxica a los peces, delfines y al ser humano, que come los peces de agua dulce del Amazonas, refirió Granizo.

El exsecretario del Ambiente calificó de tétrico el panorama y desolador, tomando en cuenta que más del 50% de gobiernos autónomos descentralizados tienen botaderos de basura a cielo abierto, cuyos lixiviados (líquidos que producen los rellenos) contaminan los acuíferos subterráneos.

Granizo considera que, de manera inmediata, se debe promover una gestión integrada de los recursos hídricos, desde el nacimiento del agua en los páramos y bosques nublados, con manejo adecuado de la infraestructura para llevar el agua a los sitios donde se la purifica, pero sobre todo el agua de riego y el agua servida de las zonas urbanas.