Ecuador recuerda gesta histórica del 2 de Agosto de 1810

Foto El Comercio

En Chile se bautizó a Quito como “Luz de América”, por haber sido esta ciudad y sus habitantes la que dio el Primer Grito por la Independencia del país.

La independencia del actual Ecuador es un proceso que inició con la Revolución de Quito (1808-1812), cuando el 10 de agosto de 1809 se instaló una Junta Suprema, que desconoció la autoridad del Presidente de la Audiencia, Conde Ruiz de Castilla. Cuya Junta fue el primer gobierno criollo en la patria quítense, tuvo conceptos políticos muy nuevos como: soberanía popular, autonomía y representación de los pueblos.

Cuando fue restaurado el Presidente Ruiz de Castilla con las tropas realistas limeñas que llegaron a Quito, inició la persecución a los próceres de la Revolución Quiteña, quienes fueron encarcelados en el Cuartel Real (actualmente Centro Cultural Metropolitano). La estrategia de liberar a esos patriotas, consistió en tomarse el cuartel, pero fracasó, y luego la represión fue brutal y no solo fueron asesinados los principales líderes de la Revolución Quiteña, sino que esta represión llegó a los barrios de la ciudad, cuya resistencia dio como resultado la muerte de unos 300 habitantes.

Esta masacre en Quito definió a la ciudad como independentista y trascendió a otras regiones de la Hispanoamérica de la época. El Congreso de Diputados que pudo reunirse en Quito, abrió los primeros pasos de la autonomía definitiva, cuando proclamó la independencia (11 de diciembre de 1811) en el Consejo de la Regencia, y después, el 15 de febrero de 1812, otorgando la primera Constitución que fundó el Estado de Quito, defendido por las armas hasta su derrota a fines del mismo año.

Todos los patriotas y habitantes de Quito masacrados el 2 de agosto de 1810, entre los que estuvieron Juan Salinas, Juan de Dios Morales, Manuel Rodríguez de Quiroga, Juan Pablo Arenas, José Riofrío, Francisco Javier Ascásubi, Antonio de la Peña, José Vinueza, Juan de Larrea y Guerrero, Manuel Cajas, Mariano Villalobos, Anastasio Olea, Vicente Melo, D. Tobar (nombres inscritos en el recuadro conservado en la Sala Capitular de San Agustín, donde se constituyó la primera Junta), Ellos merecen un justo reconocimiento histórico, ya que encabezaron la lucha por la libertad y contra el coloniaje, bajo adversas circunstancias. En Chile se bautizó a Quito como “Luz de América”, por haber sido esta ciudad y sus habitantes la que dio el Primer Grito por la Independencia del país.

Fuente: La Palabra Abierta