Ecuador ha realizado menos de un millón de pruebas PCR, a casi un año del inicio de la pandemia

Foto: El Comercio

Diciembre fue uno de los meses más bajos en la capacidad de testear el COVID-19. En promedio, se tomaban 3.127 muestras diarias. Aunque hubo días con menos de 500 muestras.

Punto Noticias. El 21 de marzo de 2020, cuando Ecuador tenía 532 casos de COVID-19, la entonces ministra de Salud, Catalina Andramuño, anunció que llegarían dos millones de pruebas PCR. Ese día, Andramuño renunció y en su reemplazo fue designado Juan Carlos Zevallos. Luego de casi un año del inicio de la pandemia, el país aún no tiene ni un millón de muestras PCR.

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) informó que el primer paso para elaborar y aplicar estrategias de control es la prevención, con el uso de pruebas diagnósticas.

“Los análisis afectan a la mayoría de las decisiones médicas”, dijo la subdirectora general de la OMS para el Acceso a los Medicamentos y Productos. En Ecuador, no es posible tomar decisiones con base a los resultados de las pruebas PCR, por el escaso universo que representa.

Hasta este 22 de febrero de 2021, el Ministerio de Salud informó que se han tomado 975.132 muestras PCR: 274.968 casos positivo y 646.095 descartados.

Solo en lo que va del mes, se han tomado 89.058 muestras, con un promedio de 4.094 pruebas diarias. En enero se tomaron 136.428 muestras PCR, siendo el mes con más pruebas aplicadas en la población desde que inició la pandemia. Cada día, se tomaban en promedio 4.401 muestras.

Diciembre fue uno de los meses más bajos en la capacidad de testear el COVID-19. Cerró con 96.944 muestras, de las cuales, 19.827 fueron positivos, 71.515 negativos y casi 5.000 pruebas represadas. Con 3.127 tomas diarias hubo días que, incluso, se recolectaron menos de 500 muestras.

Pese a que se incrementó levemente la capacidad de testeo en este año, en comparación con los últimos meses de 2020, no es suficiente.

Para el epidemiólogo Daniel Simancas, debería existir una política de incrementar pruebas en relación con el número de casos, pero en el país eso no ha pasado. Criticó que ha habido muchas irregularidades en el procesamiento de las pruebas.

Por ejemplo, los informes del Ministerio de Salud, en un primer momento, publicaba solo las muestras PCR, luego incluyó el número de pruebas rápidas, pero dejó de publicarlas. Además, en la misma infografía se explica que “puede existir más de una muestra por persona durante el proceso diagnóstico”; es decir, tampoco refleja el universo real de quienes se han tomado la prueba porque podría existir duplicadas. El 5 de octubre de 2020, por ejemplo, el país tenía 455.122 muestras. Al día siguiente, bajaron a 445.026; es decir, más de 10.000 pruebas PCR se eliminaron en este proceso de “depuración”.

La epidemióloga Andrea Gómez señaló que se debería tomar, al menos, 10 pruebas por cada caso positivos para poder realizar una vigilancia epidemiológica eficiente. El objetivo, dijo, es cortar la cadena de transmisión: conocer los casos, tanto sintomáticos como asintomáticos, prevenir nuevos infectados y tratar, de manera temprana, a quienes dieron positivo para evitar que se agrave su estado de salud y no necesiten hospitalización. “Sin diagnóstico, no se puede realizar acciones”, afirmó.

De acuerdo a varios estadistas, Ecuador se encuentra entre los últimos lugares de la región en cuanto a su capacidad de testear el COVID-19. De acuerdo a un gráfico publicado por Ana María Ríos, en el portal Statista.com, Brasil realizó, hasta el 4 de enero, casi 29 millones de pruebas, le siguen Colombia, Perú, Chile, Argentina, México, Cuba y Panamá. El resto de países, entre ellos Ecuador, no ha logrado ni el millón de pruebas.

                                               Foto: Pruebas PCR en Latinoamérica. Tomado de Statista.com

Mientras que el comunicador Pablo Rivero actualiza periódicamente las cifras, con información oficial, sobre las pruebas PCR que se toman en la región y realiza dos listas. La primera: Países que hacen más testeo por cada 100 mil habitantes, en la que no consta Ecuador. La segunda, países que menos tests hacen por cada 100 mil habitantes, en la que se ubica Ecuador quinto, de diez países.

Aparte de que la capacidad de testeo en Ecuador es baja, el procesamiento de las muestras también es irregular. Si bien una prueba puede tomar entre 24 y 48 horas, en Ecuador pasaban hasta 15 días para recibir los resultados. Hasta este 22 de febrero, el país tiene 54.069 pruebas represadas o con algún inconveniente, por lo que no constan en las cifras de contagiados ni descartados.

Simancas explicó que, con pruebas disponibles, se puede hacer un rastreo, aislamiento y vigilancia de cómo se comporta el virus. “Durante la pandemia no hemos visto la magnitud de curvas y picos de contagios porque no hay pruebas, no hay el suficiente número de pruebas”, cuestionó.

Considera que las cifras que se publican diariamente son apenas “la punta de un iceberg inmenso” de contagios, que no se puede graficar y, sin esos datos, las autoridades no pueden tomar las mejores decisiones. Gómez comparte con Simancas la necesidad de ampliar la capacidad de testeo en el país para que el Gobierno desarrolle políticas públicas para un mejor manejo de la pandemia.

La alta demanda de pacientes en los hospitales del Ministerio de Salud y del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IEES) provoca que las y los ciudadanos, quienes buscan una prueba para confirmar o descartar la presencia del virus, deban acudir al sector privado. Pero no es una opción para muchas familias debido al alto costo de esta prueba, que está entre los $100 y $120, aunque en algunos laboratorios la realizan desde los $60.

Entre la baja capacidad de testear el virus y las dificultades en el procesamiento de las muestras, el país arrancó con el plan de vacunación, el pasado 21 de enero de 2021. En esta caso, Ecuador también ocupa uno de los últimos puestos a nivel latinoamericano.