Abogado de Pablo Romero demanda su traslado a la cárcel 4

Pablo Romero, exsecretario de la Senain, llegó al país extraditado desde España. Imagen representativa: CNN Español

Argumenta que su defendido corre peligro en el Centro de Detención de El Inca.

Punto Noticias. Stalin Oviedo, abogado de Pablo Romero, exdirector de la Secretaría Nacional de Inteligencia (Senain) considera que su defendido corre riesgos en la cárcel de El Inca, en Quito, por lo que solicita el traslado a la cárcel 4.

Según el jurisconsulto, a pesar de que Romero guarda prisión en una celda separado de los demás internos, cree que su seguridad no está garantizada al 100%, debido a que él manejó la seguridad interna y externa del país.

La solicitud de traslado la realizará ante las autoridades responsables del sistema carcelario, de quienes espera una respuesta positiva. Caso contrario, interpondrá una acción de garantías penitenciarias, a fin de que se concrete el cambio de prisión.

Respecto del proceso penal, a criterio del jurista, una vez concluido el proceso de extradición, la Corte Nacional de Justicia (CNJ) debería hacer otro sorteo para definir el tribunal que conocerá el juicio de Romero, por el presunto delito de secuestro al activista Fernando Balda, causa por la que fueron sentenciados los exagentes de Inteligencia, Diana Falcón y Raúl Chicaiza.

Contra el exdirector de la Senain hay pendiente otro proceso, por presunto peculado, relacionado con la operación ‘Caminito’. Según la teoría fiscal, no se habría justificado el pago de 100.000 dólares, que desembolsó la Senain, a un supuesto informante para la identificación de ‘hackers’, que habrían violentado cuentas del correo electrónico del Gobierno.

Según información de la Corte Nacional de Justicia, con la extradición de Romero, suman 27 los proceso completados, desde 2018, cuando asumió Paulina Aguirre la presidencia del máximo órgano de justicia.

Hasta la fecha se han concretado 12 extradiciones desde Colombia, ocho desde Perú, tres de Chile, tres de España y una desde Panamá.

Fuente: La Hora.