De 180 días será vigencia de salvoconductos que otorgue Municipio de Quito, a partir del 24 de septiembre

El secretario de Movilidad aseguró que los sectores que no necesitan permiso de circulación son los mismos que dispuso el COE Nacional.

Punto Noticias. Según Guillermo Abad, secretario de Movilidad del Distrito Metropolitano de Quito, las restricciones a la circulación vehicular dispuestas por el Municipio capitalino son muy similares a las que ordenaba el COE Nacional.

Explicó que la restricción en la movilidad de los automotores abarca a dos grupos importantes: uno que está bajo las exoneraciones de excepcionalidad (que no necesita permiso de circulación) y el otro que requiere de salvoconducto, en el cual están inmersos, en su gran parte, las empresas de producción, de comercio, de la industria.

Abad aclaró que los salvoconductos que otorgó el COE Nacional estarán vigentes hasta el 31 de octubre, sin perjuicio que los interesados los actualicen desde el 24 de septiembre, a través de la página de la Alcaldía del DMQ. Es decir, el documento del COE Nacional no caduca el 24 de septiembre, sino el 31 de octubre.

Los nuevos salvoconductos que entregará el Municipio, a partir del 24 de septiembre, tendrán una vigencia de 180 días, documento que poseerá un código QR, que permitirá un mejor control en los operativos, con el aplicativo celular de los agentes de tránsito, que leerán el código para saber, automáticamente, si es válido o no el salvoconducto.

Esta es la diferencia con los documentos que concedía el Ministerio de Gobierno, cuyo código no era legible, sostiene el funcionario, por lo que los agentes de control tenían que verificar, con los documentos de respaldo, si el salvoconducto era válido o no.

Abad indicó que en el tema de exoneraciones o excepcionalidades para circular, se han mantenido las mismas categorías que se aplicaron durante el estado de excepción, entre los que están los profesionales y trabajadores de la salud, abogados, periodistas, policías, militares, agentes civiles de tránsito, de control, funcionarios públicos, vehículos de emergencia y operativos de los servicios básicos, personas con discapacidad, adultos mayores, que requieran movilizarse, vehículos de entrega de alimentos, entre otros.

En los grupos que pueden optar por un salvoconducto están los sectores productivos, estratégicos, de medicinas y fármacos, que justifiquen la necesidad de circular.