Cuatro planteles particulares y seis fiscales rurales esperan la autorización para regresar a clases presenciales

Foto El Comercio

La incorporación a la fase de pilotaje Juntos Aprendemos y Nos Cuidamos es voluntaria. 

Punto Noticias.- Una vez que tres planteles educativos particulares pusieron en práctica su plan piloto de regreso progresivo a clases, en Quito, 10 más esperan la autorización.

Equipos técnicos de los ministerios de Educación y Salud revisaron propuestas de cuatro centros educativos particulares, y de seis fiscales rurales ubicados en Pifo, Pacto, Yaruquí y Tumbaco.

Yolanda Villalba, subsecretaria de la Zona 9 (Quito), mencionó que el acuerdo 044-A, emitido el 14 de septiembre, dispuso a todos los establecimientos la construcción del Plan Institucional de Continuidad Educativa (PICE), con carácter de preventivo frente a la emergencia sanitaria por la Covid-19 y recordó que la incorporación a la fase de pilotaje Juntos Aprendemos y Nos Cuidamos es voluntaria.

La Subsecretaría indicó que además de los dos Sek Internacional Quito y Valles y el Pachamama, han presentado planes pilotos el EMDI School, Einstein, Alemán, Engling y seis centros fiscales rurales del Distrito.

Hugo Iñiguez, rector del EMDI School, comentó que el jueves 22 de octubre esperan recibir la autorización del COE nacional para volver a clases presenciales con el 30% del alumnado, el 4 de noviembre, luego del feriado.

Para adoptar esta decisión dijo que se hizo una encuesta a los padres de familia para conocer quienes estaban interesados en retornar a las instalaciones.

También aclaró que la mayoría seguirá estudiando desde su hogar y accederá a las mismas clases que sus compañeros.

En el caso del Einstein también esperan el permiso para arrancar con su plan piloto. En esta institución planean tener no más de 12 alumnos en cada salón.

Además, 20 planteles municipales, en donde hay 22 000 alumnos y 1 800 maestros, trabajan en sus PICE.

Verónica Flores, directora de Gestión, precisó que el 5% de estos planteles no accede a conectividad, por lo que los docentes trabajan a través de WhatsApp y teléfono fijo.

Flores recordó que los alumnos, según los lineamientos del Ministerio, no están obligados a volver si se sienten vulnerables.

Fuente: El Comercio, redes sociales