Crédito en la banca será inalcanzable, con eliminación de tasas máximas, alerta Carlos de la Torre

Lo que pretenden los bancos privados es maximizar sus ganancias, no aportar a la producción, según el experto económico.

Punto Noticias. La eliminación de las normas que regulan la fijación de las tasas de interés activas efectivas máximas provocará que el crédito se vuelva inaccesible, para impulsar actividades productivas, advirtió el economista Carlos de la Torre, exministro de Finanzas.

Serán los grandes bancos privados, que concentran la intermediación, los que se beneficien con esta medida, con el fin de maximizar sus ganancias, según el experto, prestando poco a tasas muy altas.

De la Torre critica la posición que tiene la banca privada, a la cual, según señala, se ha tenido que obligarle, por ley, a mantener liquidez dentro de la economía ecuatoriana, para evitar que saque al exterior los recursos y los mantenga ociosos. Aun así, prefiere mantenerlos ociosos en el Banco Central, en vez de colocar crédito más barato.

El economista reseñó que, desde el año 2007 estaba vigente un mecanismo de fijación de tasas de interés máximas por segmento de crédito. Para el crédito productivo había unos máximos, si este era corporativo, empresarial o pymes; asimismo, para el crédito de consumo prioritario, ordinario, de vivienda, educativo, etc.

Para lo nueve segmentos de crédito y sus subsegmentos se establecía los techos máximos que podían cobrar, de tasas de interés, las entidades financieras.

Se aplicó este mecanismo, que estuvo vigente tantos años, porque el sistema bancario privado no opera en condiciones de competencia; es decir, el mercado no puede regular, en términos competitivos, tasas de interés que sean adecuadas para la realidad de una economía dolarizada, como la ecuatoriana.

El exministro manifestó que en el país hay una concentración en la que seis bancos, de los 24 que existen, se llevan el 85 % de las operaciones del sistema bancario. Y un solo banco tiene el 30 % de todos los activos financieros de la banca. Lo que significa que hay una concentración tal en la intermediación que realizan los bancos privados que no hay espacio para la competencia, que se complica por las restricciones para acceder a un crédito.

Considera que las tasas de interés están manipuladas por un grupo muy pequeño de entidades financieras, que lo que buscan, en última instancia, es maximizar su rentabilidad, sacándole al deudor lo que más puedan con las tasas de interés.

El objetivo de fijar los máximos fue que, si hay una competencia, esta nos lleve a tasas más bajas, pero nunca se sobrepasen esos niveles, que ahora se han liberado, que implica que los bancos que concentran el mercado tendrán la capacidad de establecer tasas y los demás simplemente se adherirán a estas.

El experto explicó que, en los países de mayor desarrollo relativo, con los cuales Ecuador ni siquiera se compara, los bancos, vía crédito, hacen circular a la economía, que impulsa la producción. Lo que en nuestro país no sucede, porque la banca privada no canaliza la liquidez hacia el crédito productivo, sino al préstamo de consumo.

Según analizó el economista, esto sucede porque los créditos de producción son muy caros, debido a lo que un micro o pequeño empresario no puede obtener rentabilidad para pagar tasas de 17 % hasta 25 % anuales.