Coordinador Observatorio Lucha contra Cáncer reclama atención prioritaria para pacientes con enfermedad

Condenó que el Gobierno Nacional haya abandonado a su suerte a las personas con cáncer.

Punto Noticias. Diego Jimbo, médico, coordinador del Observatorio Nacional de Lucha Contra el Cáncer, denunció que con la pandemia se agravó la situación que viven las personas con esta enfermedad catastrófica, que amenaza sus vidas.

Si antes de la pandemia tenían problemas en el tratamiento, los exámenes, el diagnóstico, después ha sido peor, señaló. Reclamó que el Estado no cumple con la ley y la Constitución al negar, de manera prioritaria, la atención a los pacientes con cáncer.

Jimbo criticó que, por falta de pago del Gobierno Nacional a las instituciones, miles de personas afectadas por el cáncer han tenido que abandonar su tratamiento, porque se les ha negado la atención.

Comentó que por esta y otras razones fue creado el Observatorio, cuyo propósito es presionar y exigir que se cumplan las leyes, se atienda a los pacientes con cáncer, que no pueden esperar, porque semanas o meses son la diferencia entre la vida y la muerte.

El objetivo de este organismo es salvar, al menos, cien mil vidas en 10 años, que para el doctor Jimbo parecería una utopía, un sueño, pero técnicamente se lo puede hacer, detectando de manera temprana la enfermedad, que permitirá tratar de mejor manera el mal, alargar la vida de las personas e inclusive curar el cáncer.

Advirtió que es fundamental el diagnóstico genético oportuno de las personas que tienen mayor riesgo de contraer cáncer, así como la prevención, que salvaría muchas más vidas, siempre y cuando el Estado y los demás estamentos de la sociedad se comprometan con esta causa.

El médico está de acuerdo con que se haya priorizado la atención al coronavirus, a lo que tampoco se han destinado los suficientes fondos, pero alerta que no se puede dejar a un lado a los pacientes que tienen enfermedades catastróficas, como el cáncer, que, para el Ejecutivo, al parecer, son ecuatorianos de segundo nivel, a los que se les ha abandonado, reclamó.