Concejo Metropolitano aprobó proceso para fijar nuevas tarifas en el transporte público

Foto: Referencial/El Telégrafo

El aumento de tarifas podría demorar 60 días pues se necesitará del cumplimiento de algunos parámetros por parte de los transportistas.

La noche del viernes 27 de noviembre el Concejo Metropolitano de Quito aprobó el inicio del proceso para fijar nuevas tarifas en el transporte público y además la creación del Sistema Integrado.

Con 15 votos a favor, incluido el del alcalde Jorge Yunda, se aprobó esta normativa que, según el vicealcalde Santiago Guarderas, tomó un año de trabajo y 42 sesiones de la Comisión de Movilidad que preside.

Los concejales Soledad Benítez y Fernando Morales votaron en contra de la resolución por considerar que un aumento de la tarifa afectará a los usuarios de escasos recursos económicos, mientras Juan Carlos Fiallos, Luis Reina, Luis Robles y Mónica Sandoval se abstuvieron.

Entre tanto se aclaró que para el aumento de tarifas se necesitará de la firma de una adenda (addendum) por parte de los operadores de transporte que plantea dos obligaciones: 1) El cumplimiento de parámetros de calidad del servicio y 2) El compromiso de participar en el concurso público para la asignación de frecuencias.

Para la firma de ese acuerdo legal hay un plazo de 30 días a partir de que la Ordenanza se publique en el Registro Oficial. Después de esa firma hay nuevo plazo de 30 días para que los operadores cumplan con los índices de calidad. Es decir, en total habría un plazo de 60 días para que en Quito el pasaje de los buses convencionales se incremente a 0,35 centavos.

El vicepresidente de la Comisión de Movilidad Omar Cevallos manifestó que el viaje en Metro, una vez que empiece su operación, costará 0,45 centavos, sin embargo, si el usuario utiliza todo el sistema integrado, el pasaje será de 0,60 centavos.

Yunda, al votar, garantizó que el aumento del costo del pasaje se dará únicamente con el cumplimiento de los parámetros de calidad. Guillermo Abad, secretario de Movilidad, señaló en su intervención que la normativa no tiene que ver únicamente con el alza de pasajes. Añadió que es un modelo integral y «el golpe de timón» para la movilidad en Quito.

Fuente: El Comercio