Clínicas y hospitales privados ya no tienen espacio para atender pacientes con covid, en ninguna área

Imagen: Pichincha Comunicaciones

Es la alerta que emitió la dirigente del gremio de las casas de salud privadas.

Punto Noticias. Ana Delgado, presidenta de la Asociación de Clínicas y Hospitales Privados del Ecuador (Achpe), advirtió que la situación en estas casas de salud es preocupante, debido a que están trabajando al límite de sus capacidades, tanto en las unidades de cuidados intensivos (UCI) como en hospitalización y emergencia, en Quito.

Delgado señaló que, al momento, no tienen ni una sola cama libre en terapia intensiva. Todas están ocupadas, por lo que no pueden atender a los pacientes graves que llegan en busca de hospitalización.

La presidenta de este gremio dijo que las autoridades del Ministerio de Salud y del IESS conocen de la situación que atraviesan las clínicas y hospitales privados, que se han visto rebasados debido a que la pandemia se propaga con mucha rapidez.

Observó que desde hace más de un mes, las clínicas y hospitales privados ya no pueden derivar pacientes al IESS ni al Ministerio de Salud, porque ellos también tienen una lista de espera en terapia intensiva y estos tampoco pueden derivar al sector privado, porque está lleno.

Delgado manifestó que el estado en el que están las casas de salud privadas y públicas es consecuencia de la falta de cuidado de la ciudadanía, que no toma las medidas, muchas veces, no porque no quiere, sino porque hay un porcentaje elevado de población informal que tiene que salir a trabajar, para llevar el alimento a su casa, reflexionó.

“Esta situación empeora la condición de los hospitales y clínicas, porque la población se enferma y no acude a las unidades de salud cuando la enfermedad comienza, que sería lo mejor para evitar llegar a una situación extrema, donde se necesite cuidados intensivos, que, como vemos, en la ciudad de Quito ya no hay”, indicó.

Aseguró que este sector de salud amplió la infraestructura para atender a pacientes con covid-19, en la medida de su capacidad. Contó que, por ejemplo, una clínica asociada que tenía siete camas para cuidado intensivo, dos destinadas a coronavirus y cinco para pacientes con otras patologías, aumentaron a seis destinadas a covid y una para otra enfermedad.

Según Delgado, esto tiene un costo muy grande, porque por esa única cama para otras patologías hay que mantener personal, equipos, etc. Dice que, sin embargo, lo han tenido que hacer para poder atender a un mayor número de afectados por la pandemia.