Cierre de hoteles y otros negocios provocan que se adopten medidas para reactivar la economía en Quito

Foto: Expreso

Tras la emergencia sanitaria, el sector turístico cuantifica pérdidas por USD 1 600 millones. 

Punto Noticias.- Los efectos económicos derivados por la pandemia provocaron que en Quito grandes cadenas de hoteles, así como otros negocios cierren sus puertas.

La noticia del cierre del Marriott, Best Western Plaza, Barnard, Citimed, Akros y Plaza Grande llamó la atención, pero para el sector turístico esto ya era algo que se veía venir.

El gremio cuantificó en USD 1 600 millones el perjuicio luego de que se declarara la emergencia sanitaria. Situación que se agudizó, posteriormente, con la liquidación de cerca de 40 000 trabajadores.

Raúl García, presidente de la Cámara de Turismo de Pichincha, consideró que es importante dictar medidas reales para paliar las grandes pérdidas que ha sufrido su sector, porque los discursos quedarán en palabras.

Señaló que de los 25 000 establecimientos turísticos que hay en el país, 5 000 están en la capital.

“Quito es la puerta del turismo nacional y es la ciudad más afectada. Se necesitan medidas urgentes, consolidadas, para que los negocios no continúen quebrando o cerrando temporalmente”, exclamó.

Mientras, el Municipio de Quito anunció algunas medidas para reactivar la economía en la ciudad.

La reducción del 80% por el alquiler del espacio público en el Centro Histórico, la reducción del 50% en el pago de la patente municipal para los negocios turísticos, el aumento del 30% del aforo para eventos como convenciones, bodas y bautizos, la eliminación de las restricciones de movilidad para los autos de alquiler, la autorización de la operación para los bares que realicen el giro de negocio para convertirse en restaurantes y la elaboración de programas y actividades turísticas para incentivar el arribo de visitantes.

Patricio Velásquez, gerente técnico de Quito Turismo, desconoce cuánto podrían ayudar económicamente estas medidas, pero dijo que la reactivación está pensada primero en el mercado interno y luego en el regional.

Expuso que lo último que se activará será el turismo internacional y comentó que regresar a los niveles previos a la pandemia podría tomar entre tres y cinco años.

Con este escenario, el funcionario consideró que, los ingresos serán menores a los USD 24 426 598 que reportó la entidad el último trimestre de 2019.

Por ahora, Quito Turismo se concentra en la reactivación de la ciudad. Dentro de la urbe se han potenciado los recorridos por el Centro Histórico, zona en la que la emergencia sanitaria provocó el cierre del 36% de sus locales.

De igual manera, se han activado planes para sectores como La Mariscal y Cumbayá.

Velásquez no descartó las visitas a las zonas rurales, por lo que se trabaja en campañas para incentivar a los ciudadanos que recorran poblados como Nanegalito, Gualea, Guayllabamba y Machachi.

Para Holbach Muñeton, presidente de la Federación de Cámaras de Turismo, los parámetros fijados por el Cabildo son insuficientes para aplacar la afectación.

Sostuvo que se han perdido 37 500 empleos y añadió que se requiere un aumento del aforo y un cambio de horario de atención, así como créditos para el sector.

Fuente: Expreso, redes sociales