CIDH entrega la Resolución 4/20 en defensa de los Derechos Humanos de personas con Covid-19

Foto Redlad

Se refiere a personas con COVID-19, en las fases pre-sintomática, sintomática, asintomáticas, a quienes entran a pruebas de investigación médica y a los fallecidos.

Punto Noticias.- Las directrices propugnan que los Estados miembros cumplirán con el respeto y garantía de los derechos humanos de las personas con COVID-19, en todo su proceso de contagio, curación y muerte, donde se ponga por encima la dignidad humana y libre de discriminación, en los servicios públicos de los Estados.

 

Las personas contagiadas por COVID-19 tienen derechos humanos y son millones en América. Al ser este continente el epicentro de la pandemia actualmente, la CIDH adopta una nueva resolución para establecer directrices en el tema.

El documento es la Resolución 4/20  de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que establece Directrices Interamericanas sobre los “Derechos Humanos de las personas con COVID-19”, el cual lo dio a conocer este martes 28 de julio de 2020.

Estas directrices fueron elaboradas por la Sala de Coordinación para Respuesta Oportuna e Integrada (SACROI-COVID19).

Como antesala, la CIDH puntualiza que al inicio de la emergencia sanitaria global, los esfuerzos en las Américas para detener el virus y su enfermedad están afectados por el contexto propio del continente anterior a la pandemia, donde incluye la discriminación, la pobreza, la desigualdad, la debilidad estructural de los sistemas públicos de salud y la falta de estabilidad política e institucional. El resultado es que las poblaciones de los países de la región son fuertemente golpeadas por la pandemia global. Aquellas personas con COVID-19, tienen el riesgo de no contar asegurados sus derechos humanos, como la vida y la salud, debido a la disposición de instalaciones, bienes y servicios sanitarios o médicos.

Esta resolución se refiere a personas con COVID-19, aquellas que estén presumiblemente contagiadas por el virus, a las que están en fase pre-sintomática, sintomática (leves, moderados, severos o críticos), así como las asintomáticas, a los que se someten a pruebas de investigación médica y a los fallecidos, así como a familiares o cuidadores. Reconociendo el concepto de familia en su más amplio espectro, como vínculos afectivos y raciales diversos, orientación sexual e identidad de género, según los estándares del Sistema Interamericano de Derechos Humanos.

Estas Directrices señalan que los Estados miembros deben cumplir con el respeto y garantía de los derechos humanos de las personas con COVID-19, integrado en un enfoque interseccional y multidisciplinario que ponga por encima la dignidad humana, elimine la discriminación, al interior de todos los poderes públicos de los Estados.

Estos lineamientos son para la protección del derecho a la salud de las personas con COVID-19, que incluye el derecho al consentimiento en materia de salud, igualdad y no discriminación, la privacidad y uso de datos, acceso a la información, por sobre todo la protección de otros derechos económicos, sociales, culturales y ambientales, y acceso a la justicia.

El escrito prioriza el derecho a la vida de las personas con COVID-19 en las políticas públicas, disposición de recursos y la cooperación, protección de sus derechos cuando intervienen actores privados, también, la protección de los derechos de las personas trabajadoras de la salud y del cuidado, además del duelo y los derechos de los familiares de las víctimas fallecidas por COVID-19.

Señala esta Resolución que es una aproximación integral de la Comisión sobre los derechos humanos de las personas con COVID-19, donde recogen los estándares del Sistema Interamericano de Derechos Humanos y se establecen las Directrices Interamericanas para la protección de los Derechos Humanos de las personas con COVID-19.

La CIDH, contó con el apoyo de la Relatoría Especial sobre los Derechos Económicos, Sociales, Culturales y Ambientales (REDESCA) y aportes de la Relatoría Especial sobre Libertad de Expresión (RELE). Esta Resolución la emite la CIDH como órgano principal y autónomo de la Organización de Estados Americanos (OEA), con el fin de promover la observancia y la defensa de los derechos humanos.

El Comisionado Joel Hernández, Presidente de la CIDH, indica que “la crisis sanitaria que enfrentamos ha puesto de manifiesto el especial riesgo que sufren las personas enfermas con COVID-19. Existe el imperativo de proteger el derecho a la vida y a la salud desde la perspectiva de la interdependencia e indivisibilidad de los derechos humanos. Con estas directrices, la CIDH continúa desarrollando los estándares del derecho internacional de los derechos humanos para proteger a las personas que hoy están en mayor situación de vulnerabilidad”.

“La presente resolución es un documento innovador dentro del Sistema Interamericano que, además de afianzar la centralidad de los derechos a la salud y al cuidado en la respuesta de los Estados durante la pandemia; también afirma la necesidad de abordar esta crisis desde la perspectiva de la indivisibilidad de los derechos humanos.” señala la Relatora Especial, Soledad García Muñoz.

Insiste en que “La REDESCA en conjunto con la Comisión, buscan que el presente texto junto con brindar estándares interamericanos de aplicación en la materia, procure ser una guía de utilidad para los Estados, sus autoridades y funcionariado, con el fin de que se aplique un enfoque de derechos humanos en los procesos de toma de decisiones.”, concluyó.

El Secretario Ejecutivo de la CIDH, Paulo Abrão, recalcó que “este documento representa una continuidad a la contribución esencial que la CIDH, desde su SACROI COVID-19, pone a disposición de los Estados y de la sociedad civil para la defensa de los derechos humanos en el hemisferio en el actual contexto de la pandemia”.

Fuente: OEA