Carapaz logró el milagro

Por: Andrés Luna Montalvo

Pese a culminar en el segundo lugar de la mítica Vuelta a España, que se corre desde 1935 y solo ha visto consagrarse a dos latinoamericanos, Lucho Herrera en 1987 y Nairo Quintana en 2016; Richard Carapaz logró lo que ningún otro deportista ecuatoriano hasta el momento había conseguido. La afición deportiva del país ha estado “pegada a rueda” de la información que se genera de La Vuelta desde el primer día, etapa por etapa. Carapaz se inscribió como uno de los ciclistas favoritos para ganar el evento y pagó esa nominación con creces, colocándose en el podio desde el primer hasta el último momento.

Un país resignado a escuchar, ver y leer en sus espacios deportivos únicamente de pelotas y goles, ha incorporado en su lenguaje nuevos términos como gregario, lanzador, maillot o esprínter. Y no se trata únicamente de un aspecto lingüístico de forma, sino un cambió de hábitos en aficionados, medios de comunicación, periodistas y empresas privadas. Sin la gran actuación de Jonathan Caicedo, Jhonatan Narváez, Jefferson Cepeda y Richard Carapaz en el Giro de Italia, la Vuelta a España y el mismo Tour de Francia (donde Ecuador debutó este 2020), estaríamos lamentando, un año más, la cancelación de la Vuelta al Ecuador, evento saboteado tantas veces en la última década por falta de sponsors, apoyo y auspiciantes.

El milagro que se obró gracias a Carapaz es colocar al Ecuador en un escenario mundial donde era desconocido, “soy la Locomotora del Carchi”, respondió un ciclista argentino mientras irrumpía en una carretera de su país, tal como contaban con gracia los comentaristas de ESPN, única cadena en la que se pueden mirar las carreras del World Tour debido al desinterés de las grandes empresas televisivas en el país, quienes se casaron con las narconovelas o las producciones de bajo presupuesto.

“Nos miran diferente, con otro respeto”, contó a Pichincha Universal el ciclista de Atuntaqui, Cristian Pita, primer lugar en la clasificación de metas volantes en la Vuelta a Guatemala, prestigiosísimo evento del Circuito Continental UCI que finalizó la semana pasada, además, con dos etapas ganadas por el imbabureño Harold Martín López y el tercer lugar en la tabla general del carchense Byron Guamá (orgullo cayambeño), primer ecuatoriano en la historia en lograr podio en una carrera donde compitió el mismo Richard Carapaz en el 2013.

Se vienen también los nombres de las mujeres, como la riobambeña Miryam Núñez, que esta semana corre la Vuelta a Colombia Femenina bajo la dirección del cycling Girls Team. El prodigio de Carapaz se refleja en cada rostro ecuatoriano que lucha hasta el final para conquistar sus metas, “saber que lo importante es disfrutar el camino, apreciar nuestro orgullo en lo más alto y confortarte con que no le debiste nada al objetivo, diste lo que tenías”. El ciclismo ecuatoriano ya llegó, ahora es responsabilidad de todo el país mantenerlo en la cima.