Canal Uno se quedó con el dinero que nos descontaban del IESS durante 5 años: Orlando Mena

Pese a ello, el dueño, Marcel Rivas, se porta grosero y dice que le estamos dejando el nombre por los suelos, agregó.

Orlando Mena, excamarógrafo de Canal Uno, señaló que desde el 22 de abril de 2020, fecha en la que fueron desvinculadas varias personas del medio de comunicación, no se les ha cancelado siete meses de sueldos, décimos y sobre todo no han pagado los aportes en el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) durante cinco años, pese a que les descontaban del rol, por lo que no pueden acceder a beneficios como atención hospitalaria o jubilación.

“El despido que emitieron fue con una llamada telefónica, no dicen nada y cuando se les llama cierran los teléfonos”.

Explicó que hubo una delegación de los extrabajadores que se acercaron a hablar con el dueño de Canal Uno, Marcel Rivas, quien se habría portado grosero reprochándoles que están dejando su nombre por los suelos, cuando él no ha estafado a nadie: “Pero sí es una estafa porque no nos pagan y nos descontaban el IESS y nunca pagaron”.

Recordó que él trabajó durante 15 años en el canal, seis de los cuales facturó para recibir un ingreso sin embargo tras la consulta popular de 2008 la empresa se vio obligada a enrolar al personal y mes a mes les descontaban del IESS: “Pero nunca han pagado”.

Incluso mencionó que durante un tiempo perteneció a una cooperativa de la empresa, misma que se quedó con USD500 de sus ahorros: “El resto me sirvió para sobrevivir en la pandemia”.

Lamentó que existan otros compañeros que están en peores condiciones, uno de ellos, contó, pasó de trabajar en el Canal a ser cargador en San Roque: “Me dice que no puede más, mientras el señor (Rivas) vive como rey a costilla de los trabajadores”.

“En las reuniones decían señores pónganse la camiseta, nos ofrecían el oro y el moro y luego nos dejaron solos”.

Respecto a la situación de quienes aún laboran en el medio de comunicación, mencionó que uno de sus colegas le supo comentar que no les pagan los salarios y a veces solo $50: “Hay un compañero que se enfermó con Covid-19 y no pudo atenderse en el seguro”.