Bloqueo de EE. UU. viola derechos humanos, denuncia Cuba en Ginebra

Ginebra, 22 sep (Prensa Latina) Cuba denunció hoy aquí al bloqueo económico, comercial y financiero que le impone Estados Unidos como una violación flagrante de los derechos humanos del pueblo de la isla y el principal obstáculo a su desarrollo socio-económico.

El cerco de Washington es el sistema de sanciones unilaterales más severo y prolongando que se ha aplicado contra país alguno en la historia, advirtió la diplomática cubana Lisandra Astiasarán en la continuación del 45 período de sesiones del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, previsto hasta el 6 de octubre.

Al intervenir en un diálogo interactivo con Alena Douhan, la nueva relatora especial sobre el Impacto de las Medidas Coercitivas Unilaterales en el Disfrute de los Derechos Humanos, Astiasarán señaló que ningún sector de la economía y la sociedad cubanas escapa de los efectos del bloqueo.

La representante de la mayor de las Antillas reiteró en el órgano de 47 Estados miembros que la agresividad norteamericana incluye un alcance extraterritorial, a través de iniciativas como la ley Helms-Burton, la cual calificó de criminal, por su objetivo de estrangular al país caribeño.

De acuerdo con la diplomática, el gobierno estadounidense utiliza el contexto de la pandemia de la Covid-19 para recrudecer el bloqueo hasta niveles sin precedentes, pese a los reclamos de la ONU, la Unión Europea y otras entidades multilaterales y regionales de evitar en el actual escenario acciones que lastren los esfuerzos contra el coronavirus Sars-Cov-2.

Las medidas norteamericanas afectan la capacidad de mi país de obtener equipos e insumos médicos imprescindibles en esta batalla, repudió en el foro.

Asimismo, Astiasarán condenó la campaña que libra Washington desde el año pasado contra la cooperación médica internacional de Cuba, reconocida a nivel mundial por décadas, y en estos tiempos en particular por el apoyo de profesionales de la salud de la isla a decenas de países en el combate a la Covid-19.

La cruzada es inmoral e inaceptable, Cuba se enorgullece de los más de 400 mil colaboradores de la salud que en 56 años han prestado servicios en todos los continentes, afirmó en el Consejo de los Derechos Humanos.

Astiasarán aseguró que la hostilidad del gobierno de Estados Unidos no impedirá que la mayor de las Antillas mantenga su trabajo en la contención de la pandemia y en la ayuda con su experiencia y personal médico a las naciones que lo soliciten.

mem/wmr