Bitácora y versión de detenidos israelíes, entre ‘pruebas’ contra tres hermanos Bucaram Pulley, en otro proceso ligado a corrupción

Foto El Universo

Distintos casos de corrupción que investigan las autoridades judiciales.

Punto Noticias.- Los casos de procesados por la venta ilegal de medicinas se desenvuelve en este artículo que muchos de los involucrados se encuentran escondidos de la justicia, otros fuera del país como los Bucaram Pulley, y otros aplicando recursos de apelaciones para salir ilesos de las acusaciones.

 

En la defensa de sus clientes, utilizaron recursos de apelaciones, diálogos telefónicos y otras estrategias, los abogados de 15 procesados por asociación ilícita, dedicados a la comercialización y venta de insumos médicos a hospitales de Guayaquil, realizados como actividades irregulares, obteniendo jugosos ingresos económicos que no pudieron justificarlos, señala la Fiscalía General.

Este es uno de los casos que se une a otros procesos en curso, donde se dictó orden de prisión preventiva a tres de los hermanos Bucaram Pulley, a Daniel y Noé Salcedo Bonilla, los personajes más visibles de esta trama adscrita a distintos casos de corrupción que investigan las autoridades judiciales ahora.

Lo que describe las bitácoras de seguridad de los edificios, señala presuntas reuniones a los involucrados, al norte de Guayaquil; las pericias a los insumos médicos incautados en un local deportivo; y las copias certificadas del proceso por enriquecimiento ilícito privado, registradas en Santa Elena (desde el 2 de junio) en contra de dos israelíes vendedores de medicinas, que nombraron a Jacobo Bucaram (quien parece que les compró medicinas por un monto de USD 300.000) son los elementos de convicción presentado por la Fiscalía para procesarlos, el jueves pasado 30 de julio, a los quince involucrados.

Además, la fiscal Claudia Romero, responsable de la causa, pidió la prisión preventiva respaldándose en los registros societarios de los investigados, de la Unidad de Análisis Financiero y Económico (UAFE) y del Servicio de Rentas Internas (SRI). Durante 13 horas de exposición en la audiencia de formulación de cargos, la jueza Gianella Noritz ordenó prisión preventiva contra once procesados y a los demás les dio otras medidas.

Detalladamente, la prisión preventiva fue contra los hermanos Jacobo, Michel y Abdalá (más conocido como Dalo) Bucaram Pulley; Daniel y Noé Salcedo Bonilla; Jorge Henriques, exjefe de compras del hospital Teodoro Maldonado Carbo; Karina Cadena Aguilera; Stéfano Adum Casanova; Federico Zenk Alfaro, cuñado de Carolina Jaume, quien acudió hace unas semanas con su esposo a dar su versión a la Fiscalía en este caso; Xavier Jordán Mendoza y Pablo Mendoza.

A Dalo Bucaram y su esposa María Gabriela Pazmiño Pino, quienes están fuera del país, al igual que otros procesados. A Jorge San Lucas y a Marco Sevillano, la jueza les dictó arraigo para que no salgan del país y presentación diaria en la Fiscalía.

Por otro lado, Luis Jairala Zunino, exgerente del hospital del IESS Teodoro Maldonado Carbo, tiene arresto domiciliario con uso de dispositivo de vigilancia, ya que alegó problemas cardiacos, hipertensión, que incluso en julio lo diagnosticaron con covid-19.

Jairala Zunino, al igual que los Bucaram, Salcedo y otros, es procesado por otros delitos ligados a corrupción. hace poco le revocaron una orden de detención con fines investigativos en un caso de un perjuicio al Estado de al menos $12 millones en 18 contratos con supuesto sobreprecio, ejecutados cuando era gerente del Teodoro Maldonado.

Jorge Henriques, exjefe de compras del Teodoro Maldonado, enfrenta (prófugo) dos procesos penales, su abogado defensor, Jaime Toral Soriano, apeló este viernes la decisión judicial.

También, Francisco Onofa, abogado de Gabriela Pazmiño, esposa de Dalo, dijo ella está busca un vuelo para regresar a Ecuador. Que «bajo el principio de inocencia, ella quiere comparecer, quiere esclarecer los hechos, porque no se puede procesar a una persona por vínculos que tengan que ver con lazos de familiaridad. No existe hasta el momento elementos que Fiscalía haya encontrado (en su contra)».

Fuente: El Universo