Bayern y Sevilla buscan estar en lo más alto de Europa

/ Foto: Future.

Esta tarde se jugará la Supercopa de Europa entre el campeón de la Champions y la Europa League con 20 mil personas en los graderíos.

Deportes.- El Puskas Arena de Hungría será el escenario donde se juegue, a las 14:00, el cotejo entre Bayern Múnich y Sevilla por la Supercopa de Europa.

Bayern Múnich se convirtió en campeón de la UEFA Champions League tras vencer 1×0 al PSG el pasado 23 de agosto en Portugal. Por otro lado, Sevilla venció al Inter de Milán en Alemania 3×2 en la final de la UEFA Europa League.

Este partido servirá como prueba piloto para la UEFA para el retorno de los aficionados a los escenarios deportivos. Se prevé el ingreso de 20 mil espectadores en el Puskas Arena que tiene una capacidad para 68 mil personas.

El mes anterior, la UEFA tomó la decisión de permitir el ingreso de un reducido número de aficionados, con el objetivo de asegurar el mantenimiento de las normas referentes a la distancia social. «Estamos trabajando estrechamente con la Federación de Fútbol de Hungría y con su gobierno para aplicar las medidas que garanticen la salud de todos los que asistan y participen en el partido», dijo el Presidente de la UEFA, Aleksander Čeferin. «No asumiremos riesgos con la seguridad de las personas», acotó.

Guía para los espectadores en el Puskas Arena

– Mantener la distancia social de 1,5 metros.

– Llevar mascarilla cuando la distancia social no pueda ser respetada, después de superar el perímetro de seguridad exterior e incluso dentro del estadio.

– Permanecer en los carriles especialmente marcados en tornos, ascensores, escaleras, instalaciones sanitarias, etc.

– Cumplir con los indicadores de ocupación máxima para espacios confinados.

En torno al rol de la organización se prevé:

-Los stewards se ubicarán alrededor del estadio para recordar a los aficionados que deben respetar las directrices.

-Desinfección constante de las manijas de las puertas y pasamanos.

-Implementación de cámaras térmicas en las entradas que servirán para controlar la temperatura corporal de los aficionados.

Áreas de ayuda médica dentro del perímetro exterior del estadio, así como salas de primeros auxilios en todos los niveles del escenario deportivo para ayudar a los espectadores a que puedan mostrar síntomas del virus.