Autoridades carcelarias han trasladado a 3 500 privados de libertad para bajar índices de violencia

Foto: SNAI

Hasta el 10 de noviembre se amplió el estado de excepción del sistema carcelario. 

Punto Noticias.- En dos meses, las autoridades penitenciarias han reubicado a 3 500 privados de libertad en otras cárceles del país. El objetivo es separar a los miembros de las bandas delincuenciales que operan en el interior de los centros penitenciarios y reubicarlos en otros para evitar riñas o confrontaciones.

El coronel Orlando Jácome, subdirector técnico de Rehabilitación, dio detalles ayer de los operativos realizados a inicios de septiembre en Guayaquil.

Comentó que de la Penitenciaría del Litoral se movió a 930 privados de libertad que estaban identificados con la banda de ‘Los Lagartos’. Ellos fueron desplazados hacia el excentro de Detención Provisional (CDP), que queda a lado de la Penitenciaría. Mientras, otros 2 000 detenidos, que se encontraban en donde funcionaba el CDP fueron llevados a la Penitenciaría del Litoral.

Según Inteligencia Penitenciaria, ellos son parte de las bandas delictivas que están en constante disputa con ‘Los Lagartos’ por el control de las cárceles. Aunque se aclaró que existen presos que no pertenecen a ninguna de las dos bandas, pero que pese a eso son considerados violentos.

Jácome expuso que muchos se consideran autónomos, pero no pueden estar cerca ni de ‘Los Lagartos’ ni tampoco de ‘Los Choneros’. En este grupo están 437 presos que fueron trasladados, mediante un operativo policial, desde la Penitenciaría hacia la Cárcel Regional.

En este grupo, hay privados de libertad que cumplen sentencias que van desde los 7 hasta los 40 años de prisión.

Con el estado de excepción del sistema carcelario que rige desde el 11 de agosto pasado y que fue ampliado hasta el próximo 10 de noviembre, se han retirado 2 500 armas.

Parte de ese arsenal fue usado el pasado 3 de agosto durante una riña entre ‘Los Lagartos’ y ‘Los Choneros’ que dejó 11 fallecidos y heridos en la Penitenciaría.

Ocho días después se registró otra riña en la cárcel de Cotopaxi, en donde dos presos fueron asesinados. Ante estos hechos, el Ejecutivo suscribió el estado de excepción para bajar los índices de violencia dentro de los centros de detención.

Pero los traslados no solo se dieron en Guayaquil, el 19 de agosto, un grupo de privados de libertad de la cárcel de Sucumbíos fue llevado a la Penitenciaría. A ellos se los catalogó como “internos de difícil adaptación”.

A su vez, otros internos que se fugaron de los centros de rehabilitación de Tulcán y de Machala, y que fueron recapturados, también fueron reubicados.

Con el fin de continuar con los traslados, las autoridades carcelarias han puesto en marcha la reapertura de la cárcel ‘La Roca’, en Guayas. Los trabajos por USD 250 000 empezaron hace dos semanas. Este centro tiene una capacidad para 152 detenidos.

Fuente: El Comercio, redes sociales