Assange comparece por videoconferencia en tribunal de Londres

Foto referencial Prensa Latina

Londres, 27 julio (Prensa Latina). El fundador de Wikileaks, Julian Assange, compareció hoy, por videoconferencia, en una audiencia previa a la reanudación del juicio de extradición a Estados Unidos que tramita la justicia británica.

 

Según reportes de las pocas personas a las que se les permitió acceder, este lunes 27 de julio, a la sala del Tribunal de Magistrados de Westminster, Assange, de 48 años de edad, se veía cansado y triste, y solo intervino para decir su nombre y fecha de nacimiento, a petición de la jueza Vanessa Baraitser.

El periodista australiano no comparecía en las audiencias preliminares del proceso desde el 7 de abril pasado, debido a problemas de salud y al temor de que se contagie con la Covid-19 en la cárcel de máxima seguridad donde está confinado desde su arresto en la embajada de Ecuador en Londres el 11 de abril de 2019.

Durante la vista oral preparatoria de este lunes, la jueza Baraitser, confirmó que el juicio de extradición, que inició en febrero pasado, pero luego fue suspendido por la pandemia, se reanudará el 7 de septiembre, en la corte de Old Bailey, en el centro de Londres.

La magistrada dijo que para esa fecha esperaba poder contar con la presencia física de todos los implicados en el proceso, incluido Assange.

Tras su arresto en la embajada ecuatoriana, el fundador de Wikileaks fue condenado a 50 semanas de cárcel por violar una fianza concedida en 2012 por la justicia británica, en relación con una acusación por presuntos delitos sexuales que luego fue desestimada en Suecia.

Una vez cumplida esa sentencia, Baraitser determinó que Assange debe esperar en prisión el veredicto sobre una orden de extradición presentada por Estados Unidos, que quiere juzgarlo por publicar en WikiLeaks ciento de miles de documentos y archivos secretos de la diplomacia y el Ejército norteamericanos.

De ser entregado a la justicia norteamericana, el ciberactivista australiano podría ser condenado a 175 años de cárcel, a partir de los 18 cargos que se le imputan, y que incluyen desde conspiración para cometer espionaje hasta piratería informática.

En junio pasado, la fiscalía estadounidense amplió el alcance del delito de conspiración, para acusarlo también de reclutar piratas informáticos, alentar a otras personas a buscar información clasificada, y conspirar para acceder a una computadora del ministerio de Defensa norteamericano.

La jueza británica advirtió este lunes, sin embargo, que esos nuevos cargos no han sido comunicados de forma oficial al tribunal.

El actual editor jefe de WikiLeaks, Kristinn Hrafnsson, quien denunció que Assange no ha podido reunirse con sus abogados en las últimas 17 semanas, calificó el cambio de las acusaciones como algo sin precedente, tras recalcar que no aportaban ‘nada nuevo’ al caso.

Lo que realmente sucede aquí es que a pesar de estar preparándose desde hace una década, la fiscalía todavía es incapaz de construir un caso creíble y coherente, afirmó Hrafnsson, en un comunicado.

mem/nm