Apenas 13 de 70 médicos que atienden en área COVID-19 recibirán la vacuna en Cuenca

Foto: Captura Facebook

A esta casa de salud llegaron 108 vacunas. Médicos criticaron que hay personal administrativo que no estuvo en primera línea.

Punto Noticias. Nicolás Pacheco trabaja desde marzo de 2020 en el área que se atiende exclusivamente a personas contagiadas de COVID-19 en el Hospital Vicente Corral Moscoso, en Cuenca. En su área, son cerca de 70 trabajadores de la salud, pero apenas 13 recibirán la vacuna Pfizer.

 

A esta casa de salud llegaron 108 vacunas, pero no todas son para médicos o enfermeras. Hay personal administrativo y de otros cargos que no son de primera línea que también constan en el listado de beneficiarios.

Por esta razón, hoy iban a realizar un plantón para exigir que sean más trabajadores de la salud de esta área los que reciban las dosis. La medida obligó al Gerente del Hospital, Iván Feicán, a convocarlos a una reunión.

Nicolás Pacheco criticó que sea un porcentaje tan bajo de médicos los que reciban la vacuna, cuando el Gobierno anunció que el personal de salud de primera línea (áreas COVID) reciban prioritariamente las dosis. “Aparentemente sí hay personal administrativo que también habría recibido la vacuna, sin ser primera línea”, criticó.

Al país llegaron apenas 8 mil dosis de la vacuna Pfizer el pasado 20 de enero de este año. Al día siguiente inició el plan piloto o fase 0. En esta etapa, el propio ministerio de Salud informó que los que recibirán las primeras vacunas serán médicos, enfermeras, auxiliares de enfermería, residentes, fisioterapistas respiratorios, personal de apoyo y personal de limpieza que labora en las áreas destinadas a la atención de pacientes con COVID-19 en hospitalización, Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), emergencia y áreas de triaje respiratorio.

Pero en los listados se incluye a personal administrativo y de otras áreas. Por ejemplo, en el Hospital del IESS de Quito, Carlos Andrade Marín, dos funcionarios -una de comunicación y otro que sería jefe de personal de salud- recibieron la vacuna, aún sin estar en la lista. Ambos enfrentan un proceso para su destitución.

Aún se desconoce el método o proceso que aplicó el Ministerio de Salud para decidir cuál médico recibe la vacuna y cuál no. Quiénes, del área COVID, sí acceden a la aplicación de las dosis y quiénes deben esperar hasta la siguiente lista.

Varios profesionales de la salud, que sí trabajaron en primera línea, publicaban el mensaje del Ministerio de Salud, que les informaba que no eran considerados para esta etapa de inmunización. Bryan Flores, médico posgradista de Terapia Intensiva en el Hospital IESS Los Ceibos de Guayaquil, fue uno de ellos.

“Durante un año trabajando en primera línea, y cuando digo primera línea es PRIMERA línea. Intubando, ventilando y viendo cómo lamentablemente este virus se lleva a familiares, conocidos y hasta colegas”, relató.

«Hoy se me niega el derecho a la inmunidad. SI, después de un año en UCI el lugar donde es el vaivén de la vida y la muerte, NO CALIFICO PARA LA VACUNA”, criticó.

No es el único caso. En redes sociales la historia de Bryan Flores se repite. Sobre todo, con los médicos posgradistas, quienes fueron excluidos de esta etapa. Según el ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, “los posgradistas son más jóvenes y no fueron escogidas en esta fase inicial, pero al final de la fase cero y la fase uno, todo posgradista será vacunado”.

Otra crítica, además, es que el propio ministro de Salud se haya vacunado, señalando que es en “homenaje a los médicos” que atendieron en los meses más duros y quienes fallecieron en ese camino. Sobre él, también recae una acusación de haber priorizado la entrega de vacunas en el Centro Geriátrico del Hospital de los Valles, donde reside su madre. Personal del Hospital Los Valles confirmó que la madre de Zevallos, María Josefina López Mancheno, ingresó al centro geriátrico hace varios días. Quienes no pudieron ingresaron fueron los medios de comunicación y fueron sacados del centro por personal de seguridad.

Médicos, enfermeras, auxiliares y otros trabajadores de la salud a nivel nacional exigen una transparencia en la lista de beneficiarios de las 8 mil dosis que llegaron al país.