Alexis Moncayo: “Organizaciones políticas deben tener escuelas permanentes de formación y no activarse cada 4 años”

Imagen: Pichincha Comunicaciones

La nueva dinámica electoral para los comicios del 2021 incluirá una campaña digital.

Punto Noticias.- La práctica política en nuestro país ha sido vilipendiada y  en esa medida cada vez que se acercan los comicios hasta los medios de comunicación ponen en marcha las empresas electorales que juegan un papel importante en una democracia considerada débil. Esa es la lectura que realizó en el programa Otro Relato, de Radio Pichincha Universal, el periodista Alexis Moncayo.

Moncayo dijo que tanto los partidos políticos, como las empresas electorales se activan cada cuatro años y que en el caso de las organizaciones políticas no existen verdaderas escuelas de formación que alimenten nuevos cuadros, nuevos líderes.

Añadió que esto ya se ha vuelto una costumbre y que ha pasado a ser parte de nuestra historia. Puso como ejemplo, al Prian, de Álvaro Noboa; y al movimiento Creo, de Guillermo Lasso, que funcionan como holding.

Aunque dijo que el PSC no tiene escuela de formación cuenta con “canteras” de la juventud que están creciendo.

El periodista indicó que es en este momento cuando los medios de comunicación se activan para informar sobre los posibles cuadros políticos porque les interesa tener la primicia.

En el caso de Lasso, comentó que se está a la expectativa de quién lo acompañará en su carrera a la Presidencia de la República, aunque ya se conoce que sería una mujer.

Expresó que solo con la declaración de Lasso ya se prevé que atrás habría un movimiento mediático encaminado a hablar de reformas y gastos electorales.

Al ser consultado sobre el líder indígena Leonidas Iza y su pensamiento ligado al escritor, periodista y pensador político peruano José Carlos Mariátegui, Moncayo precisó que existe una campaña de desprestigio con tinte racista, pero que eso no es de hoy, sino que se arrastra desde octubre.

“Lo de Mariátegui es algo suave, la prensa lo cuestiona por un racismo que es evidente”, exclamó.

Recalcó que octubre fue un momento especial para Iza, porque siendo un personaje provincial rebasó incluso a la imagen del presidente de la Conaie, Jaime Vargas.

Lo identifica como un personaje que refresca los cuadros de la dirigencia indígena y que incluso como un posible contendor político está dispuesto a deponer actitudes en una época en la que “todo el mundo se cree candidato para desprestigiar y deslegitimar al otro”.

Sostuvo que es momento de trabajar un proyecto denominado Ecuador del 2021, en el que se debe definir si sigue con la derecha que ha gobernado a través de Lenín Moreno o se da oportunidad al progresismo. Aunque reconoció que en el Ecuador es difícil, en este momento, seducir al electorado.

En este punto manifestó que uno de los sectores a los que deberán llegar los posibles candidatos será a los Millennials.

Sobre si los votos son endosables, como el caso del expresidente Rafael Correa, dijo que aún existe la duda a quién se los dará, si a Marcela Aguiñaga, Paola Pabón o Carlos Rabascall. Pero expuso que es momento que no solo el ala correísta, sino todas las organizaciones políticas se tomen este momento en serio para meter dentro de sus cuadros a gente preparada y no de la farándula como ha sucedido en anteriores ocasiones, lo que deja ver que el desprestigio de la clase política viene desde adentro.

Frente a la traición de Moreno al proyecto de la Revolución Ciudadana, resaltó que con este escenario la situación se pintaría fácil para la izquierda y centroizquierda, pero añadió que no habría que confiarse porque hoy vivimos en una nueva dinámica electoral que incluirá una campaña digital.

En el caso del correísmo sostuvo que a pesar de la desconfianza que se genera por quién reemplazará a su líder es posible que entre a la segunda vuelta electoral y que su contendor esté entre Otto Sonnenholzner, Lasso y Noboa. Aunque el electorado tendría para elegir entre una docena de candidatos presidenciales.

Fuente: Otro Relato, Pichincha Comunicaciones