Alertan de crisis migratoria invisible en Panamá

Texto y FotoPL: Osvaldo Rodríguez

Panamá, 28 oct (Prensa Latina) De crisis migratoria invisible calificó hoy la prensa panameña la permanencia en el país de dos mil 835 migrantes irregulares, quienes esperan por la apertura de las fronteras centroamericanas para llegar a Estados Unidos.

Una nota del canal TVN citó como fuente a la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) de Naciones Unidas, la cual informó que en su mayoría proceden de África y Caribe y que en los campamentos provisionales detectaron enfermos con Covid-19, malaria y fiebre amarilla.

La vida de ellos depende del gobierno de Panamá, aseguró Santiago Paz, jefe de Misión de la OIM en este país, y aseguró que estos migrantes no buscan permanecer aquí, sino seguir su travesía hacia Estados Unidos, pero deben hacerlo de manera ordenada y segura, afirmó.

Los migrantes permanecen en campamentos ubicados en Darién y Chiriquí, en los extremos oriental y occidental, respectivamente, donde reciben alimentación y atención médica, financiados por las autoridades panameñas, según la fuente.

Llegan en pequeños grupos a través de la jungla y son retenidos por el Servicio Nacional de Fronteras, que los ubican en los centros de detención habilitados, donde no se les permite salir hasta que cese la pandemia y los gobiernos centroamericanos acuerden controlar el flujo.

El medio de prensa amplió que los migrantes procedentes del continente africano viajan a Sudamérica, usualmente a Brasil, por la facilidad de conseguir visas y emprenden el trayecto por tierra para llegar a Panamá a través de peligrosas trochas de la selva de Darién, que comparte con Colombia.

Otro grupo importante son los haitianos, quienes tras el terremoto de 2010 migraron masivamente a Brasil y se incorporaron a trabajar en la construcción de estadios y facilidades deportivas para eventos internacionales, pero ahora huyen del desempleo y buscan Norteamérica como su destino final, aseguró la fuente.

‘La migración existe de toda la vida (…) hay que aunar esfuerzos para seguir gestionándola de manera segura, regular y ordenada, demostrando que los migrantes no solo buscan un sueño, sino que a la vez ese sueño permite contribuir al desarrollo de las naciones’, sentenció Paz.

car/orm