Abogado cuestiona nuevas acusaciones de EE. UU. contra Assange

Londres, 29 jun (Prensa Latina) La defensa del fundador de Wikileaks, Julian Assange, cuestionó hoy las nuevas acusaciones presentadas por Estados Unidos contra su cliente, y alertó que podrían afectar el juicio de extradición que tramita la justicia británica.

Estamos sorprendidos por el momento escogido para hacerlo, por decir lo menos, afirmó el abogado Mark Summers durante una audiencia administrativa celebrada este lunes en el Tribunal de Magistrados de Westminster.

La semana pasada, el Departamento de Justicia norteamericano amplió el alcance del delito de conspiración que pesa sobre Assange, al acusarlo también de reclutar piratas informáticos (hackers), alentar a otras personas a buscar información clasificada, y conspirar para acceder a una computadora del ministerio de Defensa norteamericano.

Aunque las nuevas acusaciones no representan algún cargo adicional a los 18 ya presentados contra el periodista australiano, Summers cree que podrían ‘descarrilar’ la fecha fijada para la reanudación del juicio de extradición.

La justicia británica comenzó a tramitar en febrero pasado la orden de extradición presentada por Estados Unidos, pero el proceso se vio interrumpido por la pandemia de Covid-19, y según anunció este lunes la jueza Vanessa Baraitser, su reanudación está prevista para el 7 de septiembre próximo en la Corte Criminal Central de Londres, conocido popularmente como Old Bailey.

El fundador de Wikileaks fue detenido por Scotland Yard el 11 de abril de 2019 en la embajada de Ecuador en Londres, después que el gobierno ecuatoriano le retiró el asilo político que le había otorgado siete años atrás.

Tras ser condenado a 50 semanas de cárcel por violar una fianza concedida en 2012 por la justicia británica, en relación con una acusación por presuntos delitos sexuales que luego fue desechada por Suecia, la jueza Baraitser determinó que Assange, de 48 años, debe esperar en prisión el resultado del juicio de extradición.

De ser entregado a Estados Unidos, el ciberactivista podría ser condenado a 175 años de cárcel, a partir de los 18 cargos que se le imputan, y que incluyen desde conspiración para cometer espionaje hasta piratería informática, y están relacionados con la publicación de cientos de miles de archivos secretos de la diplomacia y el Ejército norteamericanos en el portal Wikileaks.

Al igual que en las audiencias administrativas anteriores, Assange tampoco participó este lunes vía teleconferencia desde la prisión de Belmarsh por supuestamente tener problemas de salud, pero la jueza advirtió que para la próxima vista técnica, fijada para el 27 de julio, la defensa tendrá que presentar una información médica actualizada del estado de su cliente.

Al comentar la ampliación de las acusaciones por parte de Estados Unidos, el director actual de Wikileaks, Kristinn Hrafnsson, afirmó que se trata de un ‘farol bastante malo’.

Estados Unidos no tiene ningún cargo nuevo que aportar, solo habladurías de informantes pagados por el FBI (Buró Federal de Investigaciones) que fueron desacreditados en los medios hace mucho tiempo, afirmó.

mem/nm