Abandono de bebé despierta el debate social

El caso de la niña abandonada en Pinllo (Ambato) generó conmoción en la ciudadanía. Fue encontrada en condiciones deplorables y comida por gusanos. La menor tenía 15 días de nacida y sobrevivió por 72 horas. Debido a la gravedad de sus heridas, murió tres horas después de ser hallada.

Punto Noticias: El caso se suma a los 17 que se registran a escala nacional entre 2018 y 2019. De estos, 5 se dieron en terrenos baldíos, según las estadísticas de la Dirección Nacional de Policía Especializada para Niños, Niñas y Adolescentes (DINAPEN).

En redes sociales, el tema despertó el debate: se habla de la legalización del aborto, del rol del Estado, ¿qué pasó con la madre?

Según Celeste Arias, responsable de adopciones del Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES), las madres que quieran dar en adopción a un hijo pueden hacerlo. En el caso de la menor, Arias explica que la madre podía acercarse al Consejo Cantonal para la Protección de Derechos de Ambato (CCPDA); y a escala nacional a la DINAPEN y al propio MIES.

“Acompañamos a las instituciones con el fin de que al niño que se quiere dar en adopción tenga las medidas emergentes. Lo principal es buscar una familia ampliada hasta el cuarto grado de consanguinidad; pero de no encontrarse, la medida es la institucionalización”, agrega.

Además indica que a veces las madres tienen miedo por el riesgo a ir presas, pero no es así: lo que sí es un delito es el abandono.

Para Amanda Salas, militante feminista, es preocupante las reacciones de la gente, pues se invisibiliza la presencia del padre: “Apuntan a la culpabilidad de la madre, juzgándola sin analizar el contexto: qué pasó con el padre, el factor económico. Hay muchos factores que deben ser investigados”.

Ella cree que el Estado tiene culpabilidad, pues no existen políticas públicas que permitan a la mujer decidir sobre su cuerpo o que garanticen una real educación sexual: “La educación  sexual no es algo que solo se aprende en casa, debe ser obligatoria en las instituciones que trabajan con niños y adolescentes”.

Salas cree que se debe despenalizar el aborto, que debería ser legal, gratuito y seguro: “Es inhumano traer al mundo a alguien a morir de esa manera, a ser infeliz, a no tener recursos o a esperar que alguien lo adopte”.

Josué Gavilanes, coordinador subrogante del CCPDA, dice que una mujer está dentro de un grupo de atención prioritaria, por lo que el Estado está en la responsabilidad de generar mecanismos de protección.

“Nosotros debemos asegurar el derecho a la vida no solo del niño, sino también de la madre. Estas actitudes, tienen un detonante. En muchas ocasiones, está relacionado con violencia intrafamiliar, uso de alcohol o drogas, un tema económico, o la falta de acceso al trabajo formal”, señala. (C.D.A.)

FUENTE: La Hora